Mi organismo en obras, de Fermín Solís

Mi organismo en obras
Ediciones La Cúpula
junio de 2011

104 pgs color, tamaño 17x24 cm, rústica con solapas. Precio: 19,00 €

Descripción de la editorial (ligeramente editada para la ocasión): "Mi organismo en obras es una mirada nostálgica a la vez que irónica de ese tránsito solitario y complejo que es la adolescencia (...) un fresco por el que desfilan el coleccionismo de cómics en las postrimerías de la infancia, la revista Micromanía, los tomos de Súper Humor, las clases de religión, los crucifijos colgados en las paredes de las aulas, las abuelas beatas con sus invocaciones a Santa Bárbara, los meses de julio repartidos entre el trabajo de albañil y las clases de recuperación de matemáticas, las grabaciones en cintas vírgenes de música directamente de la radio, las tardes en la piscina con el radiocasete a todo volumen, la ingesta obligatoria de Calcio 20, la tristeza arbitraria y recurrente, los complejos, los video-clubs, la masturbación compulsiva, la primera película porno... y la añoranza tierna y hasta un cierto punto aliviada por todo un tiempo pasado, por los seres queridos que dejamos atrás y por la personas que una vez fuimos y que hemos dejado de ser. Fermín Solís ofrece en Mi organismo en obras una novela gráfica personal y desinhibida, melancólica y divertida; una crónica generacional de los albores de la entrada en la edad adulta en España."

El cómic está dividido en seis historietas cortas, cada una dedicada a una época temporal (en las primeras historietas el protagonista se le retrata todavía como un "niño mayor" durante la mayor parte de la historia, y en las posteriores es donde progresivamente se le retrata ya con la problemática del salto a la adolescencia) o un tema en concreto: "Mis problemas con los tebeos" (10 pgs de historieta, sobre su relación con los cómics), Jesusito de mi vida (8 pgs, su relación con la religión), "Chapuzas a domicilio" (14 pgs, en las que se nos explica como trabajaba durante los veranos ayudando a su padre a hacer "chapuzas", con lo que consiguió su primer sueldo), "El estirón" (18 pgs, sobre los primeros pasos de la adolescencia), "Cinco contra uno" (18 pgs, sobre el despertar sexual) y "El cuarto de Arlés" (14 pgs, sobre el regreso a la casa de la abuela materna, ya de adulto).  En total suman 82 pgs de historieta propiamente dichas.  Páginas de cortesía, portadillas y créditos completan las 104 páginas del libro.

Este cómic se puede considerar la "tercera entrega" de una serie de historietas protagonizadas por Martín Mostaza, un "alter ego confeso" del autor que ya protagonizó Los días más largos (Ediciones Balboa, 2006) y El año que vimos nevar (Astiberri, 2005).  En esta ocasión, más que aludir a la "nostalgia" sobre objetos físicos concretos que traen recuerdos (aunque sí se alude o se les representa, caso de Los Chinos de la suerte o la revista Lib), se centra en reconstruir sensaciones a partir de su propia experiencia.

Texto de Jose A. Serrano. Publicado en marzo de 2014. Notas tomadas a partir de un ejemplar del cómic.  Imagen de portada tomada de la web de la editorial.